Enseñanza de las ciencias a los niños pequeños

Enseñanza de las ciencias a los niños pequeños
5 (100%) 3 votos

Los niños pequeños, particularmente los de entre tres y ocho años de edad, aprenden mejor a través de la ciencia práctica, o simplemente «haciendo».

Los pensamientos y conceptos abstractos son difíciles de comprender para ellos porque aprenden principalmente sobre el mundo que les rodea al experimentarlo a través de sus sentidos.

Por esta razón es importante enfocar las lecciones de ciencia alrededor de las cosas que pueden ver, oír, tocar, saborear y oler para que estén continuamente inmersos en la ciencia mientras descubren todo tipo de cosas nuevas y diferentes sobre el mundo que les rodea, cómo funcionan las cosas, y sobre sí mismos y sobre los demás. Este tipo de descubrimientos son ciencia de una manera muy real.

Debido a que los niños son naturalmente muy curiosos y les encanta experimentar, los años de la primera infancia proporcionan una oportunidad perfecta para ayudar a los niños a desarrollar un amor por el aprendizaje y, especialmente, un amor por las ciencias.

Al proporcionar muchas oportunidades para que sus hijos experimenten las cosas de una manera práctica, usted animará y aumentará su curiosidad y pronto todo lo que encuentren se convertirá en una importante investigación científica.

Los niños también aprenden encontrando respuestas a sus muchas preguntas, que surgen de su curiosidad y son una parte muy importante de su proceso de pensamiento.

Hacer preguntas ayuda a los niños a hacer conexiones en sus mentes entre las diferentes cosas que han experimentado.

Usted puede cansarse de responder el tipo de preguntas «quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo» que sus hijos le hacen diariamente y a veces incluso pueden hacerle preguntas para las que usted no tiene respuestas.

Los niños también aprenden preguntando
Hacer preguntas ayuda a los niños a hacer conexiones en sus mentes entre las diferentes cosas que han experimentado.

Usted puede cansarse de responder el tipo de preguntas «quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo» que sus hijos le hacen diariamente y a veces incluso pueden hacerle preguntas para las que usted no tiene respuestas.

Póngase la meta de ayudarles a encontrar la respuesta a esas preguntas, o bien deles los recursos que necesitan para descubrir la respuesta por sí mismos.

También puede animar a los niños a pensar haciendo preguntas y animándolos a explicar sus respuestas. Esta es también una buena manera de averiguar lo que sus hijos ya saben sobre un tema.

Es importante recordar que los niños están aprendiendo constantemente. Usted puede usar ese hecho a su favor involucrando a sus hijos en tantas de sus tareas y rutinas diarias como sea posible.

Este tipo de aprendizaje de «estimular el momento» puede ser continuo y es fácil de adaptar a una agenda muy apretada.

Sugerimos el blog de experimentos escolares para algunas formas estupendas y sencillas de enseñar conceptos de ciencias a sus hijos de manera práctica. Sin embargo, también le instamos a que reserve un tiempo que pueda dedicarse por completo a la ciencia.

Usando lecciones de ciencias
Debido a que estos aspectos del aprendizaje son muy importantes en el desarrollo de los niños pequeños, el objetivo principal de las lecciones de ciencias es ayudarle a proporcionar a sus hijos pequeños la oportunidad de usar sus sentidos y hacer preguntas, así como equiparle para proporcionarles respuestas.

Aunque la idea es mantener las actividades simples con un tiempo mínimo de preparación, le sugerimos que lea cada lección de ciencias antes de usarla con sus hijos para que sepa qué esperar y cómo prepararse.

Para un estudio más profundo, le recomendamos que consulte algunos libros en su biblioteca local o que busque más información en Internet.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *